Saltar al contenido
CUCHILLOS DE COCINA

Afilado con chaira

¿Cómo afilar cuchillos de cocina con chaira?

Cocinar tiene un atractivo particular que se centra en la libertad que ofrece para el cocinero, haciendo que se le dé rienda sueltas a la imaginación para crear nuevas experiencias en el paladar de los comensales. Para lograrlo, se necesita las herramientas adecuadas y, por supuesto, el cuchillo destaca entre las más importantes. En todo momento, es necesario un buen set de cuchillo para que la tarea de cocinar sea mucho más sencilla y cómoda.

Ahora bien, para tener cuchillos duraderos se necesita realizarles el mantenimiento adecuado a lo largo del tiempo para alargar su vida útil. Así, surge la necesidad de mantener el filo de estas herramientas, entonces, una de la forma de hacerlo es empleando un utensilio conocido como chaira. Sin embargo, no todos conocen cómo usarla.

En primer lugar, es importante aclarar que una chaira no funciona como un afilador, más bien se trata de una herramienta que se utiliza para mantener el filo. Ahora, teniendo eso claro, se puede explicar cómo afilar cuchillos de cocina con chaira. Para comenzar, es importante verificar el estado del cuchillo para determinar que solo necesita unas pasadas por la chaira y no un afilador.

Luego, es momento de emplear la chaira. Para comenzar, se debe buscar una superficie plana, firme y estable, por ejemplo, el mesón de la cocina. Allí, es apoyará la chaira mientras esta se sujeta por el mango con la manos menos hábil, luego, es momento de tomar el cuchillo con la mano diestra, lo ideal es trabajar el filo de cuchillo hacia abajo, apoyándolo de la chaira en un ángulo de20 grados aproximadamente.

Ahora bien, es momento de realizar un movimiento de arco mientras se desliza el cuchillo a lo largo de la chaira, teniendo mucho cuidado de empezar con la parte más cercana al mango hasta acercarse progresivamente a la punta. Es importante ir guiando el cuchillo para mantener tanto el ángulo como la uniformidad del afilado a lo largo de la chaira, este movimiento debe repetirse entre cinco a diez veces de acuerdo con lo que el cuchillo necesite, es importante cambiar las caras del cuchillo en cada pasada que se disponga a realizar.

Por otra parte, no se necesita realizar este procedimiento con alguna velocidad particular, solo se necesita realizarlo con uniformidad y firmeza, de hecho, se recomiendo un movimiento lento para los menos experimentados, así se evita cualquier tipo de accidentes. Ahora, una vez se consigue cierto nivel de experiencia se puede prescindir de apoyar la chaira sobre una superficie y se puede hacer sosteniéndola en el aire, ya que, con el tiempo se puede conseguir la técnica para mantener el ángulo sin necesidad del apoyo en una superficie.

En definitiva, mantener el filo del cuchillo en buen estado resulta ideal para alargar el tiempo de vida del cuchillo y, sin dudas, la chaira es el utensilio ideal para hacerlo. Lo importante es atreverse a usarlo para conseguir la técnica adecuado conforme se va obteniendo experiencia en el proceso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *