Saltar al contenido
CUCHILLOS DE COCINA

Con afilador doméstico

¿Cómo afilar cuchillos de cocina con afilador manual?

Los cuchillos tienen una importancia de primer nivel en la cocina, estos representan la principal herramienta de cualquier cocinero, acompañándolo en cada travesía que representa preparar una receta con un buen resultado. En ese sentido, es precisamente el cuchillo uno de los artífices de esta tarea, haciendo que cada labor culinaria sea más cómoda y sencilla para el cocinero en función de la calidad de su cuchillo o bien, su set de cuchillos.

De esta forma, a la herramienta estrella de la cocina se le debe cuidar y tenerle un mantenimiento particular para hacer que su vida se alargue y siempre sea capaz de cumplir con su tarea. Así, afilar el cuchillo es una necesidad y hay muchas formas de hacerlo, una de ellas es haciendo uso de un afilador de cocina, este utensilio se encarga exclusivamente de hacer que el cuchillo recobre la vida que tenía al ser comprado.

En primer lugar, antes de disponerse a usar un afilador se debe comprobar el estado de la hoja, revisando rigurosamente si tiene alguna grieta o imperfecto que la haga inservible, una vez superado esto se prueba el filo para comprobar qué tan desafilado se encuentra, puede ser útil cortar una fruta para ello.

Entonces bien, los afiladores manuales tienen dos ranuras o marcos. En caso de que el cuchillo esté muy desafilado lo ideal es comenzar usando el marco que está identificado como grueso, este sirve para afilar el borde sin problemas. Se debe introducir la cuchilla en el afilador desde la base e ir desplazándolo hasta la punta ejerciendo una fuerza y presión suave, por lo general, se debe repetir el proceso entre tres y cinco veces, sin embargo, la repetición de este proceso dependerá del estado de la hoja. Así, al momento de desplazar el cuchillo por el afilador debe evitarse levantarlo cuando no ha terminado de atravesar el marco, ya que, esto producirá un desnivel en el filo.

Ahora bien, una vez se termine con el marco grueso se debe repetir este proceso en el marco fino, sin embargo, solo serán necesarias una o dos repeticiones, esta ranura sirve para refinar el borde y darle el acabado final, tampoco es necesario que se ejerza mucha presión en este caso, solo se necesita un desplazamiento suave para lograrlo. Por otro lado, si el afilador cuenta con más de dos ranuras, se deberá pasar el cuchillo una o dos repeticiones por cada ranura intermedia hasta llegar al marco fino.

Por último, una vez terminado el proceso es momento de lavar el cuchillo para eliminar cualquier rastro de metal que pueda quedar, finalmente, para eliminar cualquier rastro de humedad se debe secar con una toalla libre de pelusas. En este paso es ideal usar agua tibia y un detergente que no sea muy agresivo.

Una vez afilado el cuchillo, también resultara muy útil el utilizar una chaira para dar mantenimiento al filo con unas cuantas pasadas, ya que no siempre es necesario reafilarlo.

En definitiva, afilar un cuchillo con un afilador manual no es nada complicado, es una tarea que puede realizarse en casa sin inconvenientes para conseguir cuchillos con una duración superior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *